TIEMPO DE DECIDIR, POR MIGUEL BRIEVA