HAY QUERÉTARO 2016: “Esperanza renovada” – Carmen Rioja

HAY QUERÉTARO 2016: “Esperanza renovada” – Carmen Rioja

 

El Hay Festival se ha venido celebrando con éxito en distintos foros del mundo, siempre con el objetivo de reunir a mentes brillantes e innovadoras, propiciar el diálogo e invitar al público del sitio a departir y dialogar con ellos. Es llamado por muchos “la fiesta de las ideas” con toda razón. En Querétaro se dio lugar un ejercicio colectivo desde la diversidad: imaginar el mundo. Un mundo sin censura, integrado, respetuoso de las especificidades, ocupado en la garantía de los derechos humanos y en cultivar la paz.

Los invitados de honor al Hay Festival fueron en todos casos notables ciudadanos del mundo, escritores, músicos, científicos o artistas, reconocidos por su participación en la comunidad y su entrega a la construcción de una aldea global en donde todos gocen de justicia y tengan la oportunidad del trabajo y al sustento de sus familias. Es el caso del Premio Nobel de la Paz, Ahmed Galai, quien en momentos críticos para México, vino a compartir propuestas concretas que funcionaron en otros países para resolver problemas de migración y guerra.

Durante sus charlas, recordé con especial asombro el día en que presencié en la selva un conglomerado de arañas patonas sobre un tronco formando una única mancha negra donde pulsaban todas juntas a un mismo ritmo en lo que parecía una convención.

Sigo sin entender el propósito de las arañas y aún me intriga el averiguar para qué bailan al unísono y cuál es la función de ese ritual. Debe ser algo importante, ulterior y asociado a la supervivencia para que las arañas migren kilómetros desde tantos rincones de la selva a encontrarse y bailar juntas.

Así debemos entender un festival de las ideas, como una reunión urgente para asegurar la supervivencia, un encuentro en el que convenimos por un mismo ritmo de paz y seguridad social bajo un esquema de cooperación comunitaria y derecho internacional.

En Querétaro debemos comprometernos para consolidar a largo plazo la permanencia de este festival de altísimo nivel internacional y calidad humana, sin importar los colores de ésta o de las futuras administraciones. Asegurémonos –como nos explicó el premio Nobel de la Paz– de identificar o construir los puntos de encuentro aún entre aquéllos grupos que parecen absolutamente contrarios.

Carmen Rioja

(Fotografía: © John McCully)