Sobre las formas breves (Guido Tamayo)

Sobre las formas breves (Guido Tamayo)

Sobre las formas breves

Existe una vieja discusión literaria, jamás definitivamente resuelta, sobre las diferencias entre las novelas “largas” y las novelas breves. La extensión parece ser el principal argumento para dividirlas. No quiero redundar en esta discusión, pero sí añadir un elemento que casi nunca se menciona: el temperamento. Tal vez esa palabrita contribuya en algo a resolver lo irresoluble o a enredar más la madeja.

Valga expresar que mi breve obra literaria está compuesta por obras breves. De hecho, estaré en esta versión del Hay compartiendo una mesa titulada “La invención de la infancia” sobre mi última novela “Juego de niños” que apenas llega a las 140 páginas y también conduciré una conversación sobre poesía con algunos poetas invitados. Es decir, mi destino parece signado por los géneros cortos.

Pero regresemos al temperamento. Pienso que mi forma de ser y comportarme se ha traducido en una manera de escribir. Mejor, que mis limitaciones y bondades se han convertido en un estilo, una forma de entender la narración, una manera de seleccionar las palabras, de apartarlas o atraerlas. No sé muy bien qué función interna de mi organismo heredada o fundada por mí, prefiere contar un “pedazo” de vida que la vida entera. Desconozco si he contraído una economía de mis gestos por alguna característica de mi cerebro, pero me hallo narrando una escena con brevedad en vez de tres escenas prolijas. Busco el detalle más representativo a cambio de los mil y un detalles. Me siento más auténtico persiguiendo una sola palabra que tenga un sentido “profundo” que dilatando ese mismo sentido en diez palabras. Persigo el fragmento como a una piedra preciosa.

Y dentro de las características de mi temperamento también está, posiblemente,  la pereza que hace que los textos sean cortos, la imposibilidad de sostener una narración secuencial durante páginas y páginas, la convicción de tener apenas un sentido parcial de la condición humana, la vergüenza de entregarle al lector un “mamotreto” al que le sobren personajes, situaciones, reflexiones, descripciones, diálogos. Quizá no escribo novelas cortas sino borradores de novela o solo resúmenes de ellas para que otros, con más lucidez y dedicación, las retomen para hacer de ellas verdaderas novelas.

 

Guido Tamayo participa en las siguientes charlas:

[28] 15:30 – 16:30. Viernes, 29 de Enero 2016 Centro de Cooperación Española (Salón del Rey).

Últimos trabajos

Mario Mendoza, Álvaro Robledo y Pedro Badrán en conversación con Guido Tamayo

[48] 12:30 – 13:30. Sábado, 30 de Enero 2016 Centro de Cooperación Española (Salón del Rey).

Hablemos de poesía (2)

Nelson Romero Guzmán, Filipa Leal, Juan Manuel Roca y Rómulo Bustos en conversación con Guido Tamayo.

 

[76] 17:30 – 18:30. Domingo, 31 de Enero 2016 Teatro Adolfo Mejía.

Gala del libro favorito

Amalia Andrade, Pedro Badrán, Jessie Burton, Julián Herbert, Deborah Levy, Hisham Matar,  Luciana Savaget, Peter Stamm y Luis Urrea en conversación con Guido Tamayo