UNA HABANERA EN EL HAY SEGOVIA, POR JJ ARMAS

UNA HABANERA EN EL HAY SEGOVIA, POR JJ ARMAS

Mi experiencia personal, las veces que asistí al Hay Festival, es una fiesta literaria. Estuve en dos, un año en Cartagena de Indias y otro en Segovia. Me sentí siempre, como dicen los colombianos, bailando en una pata mientras transcurrían las celebraciones, los diálogos, las reuniones con la prensa, las carcajadas entre los escritores, aquí, en el Hay, siempre bien avenidos: parte de la gloria del recuerdo el Hay Festival para los que hemos tenido el privilegio de asomarnos a su balcón internacional.
Ahora tengo la gran suerte de asistir como autor privilegiado, con mi novela “Réquiem habanero por Fidel” bajo el brazo y en conversación con un gran tipo, diferente y lector, al Hay Festival de Segovia, en este supremo septiembre que corre por nuestras venas como la sangre de la vida. Y, ¿qué quieren que les diga? Estoy encantado. Los escritores tenemos la manía -bueno, la costumbre- de negar la enorme egolatría que nos caracteriza. Todos hablamos y algunos muchos dicen que hablan desde la humildad. Es una mentira inmensa: los escritores somos unos vanidosos que cargamos con un ego descomunal con el que a veces no podemos. De modo que nos gusta mucho hablar de nosotros y que los demás, en celebraciones internacionales como el Hay Festival, hablen de nosotros, de nuestras novelas, de nuestra alegría de escribir. Claro que no todos los escritores se expresan verbalmente de la misma manera. No todos somos iguales, también es verdad.
La habanera de la que vamos a hablar es una tragicomedia, con Fidel Castro imaginaria y literariamente hablando, ya fallecido: qué fantasía. Según Raúl Rivero, un gran escritor cubano, Castro no es inmortal, pero parece “inmorible”. La Cuba de Castro es una gran geografía literaria para mí. Un escenario real y fictorio al mismo tiempo, el mismo escenario humano que me ha hecho escribir ya tres novelas cuya acción está en La Habana y cuyos personajes son habaneros de las muchas clases que hay en una sociedad que se dice, falsamente, sin clases.
La cosa, como decía Lezama Lima, está en el barroco. Digo yo que, al menos, este Hay y esta habanera estarán esta semana en Segovia, España, con la sombra del Acueducto Romano flotando en el ambiente otoñal. Ahí nos vemos.

 

JJ Armas Marcelo en conversación con Jesús Marchamalo
Evento 34 • sábado 27 de septiembre 2014, 19h • Sede del evento: Iglesia de San Nicolás